Colombia

A Colombia le cuesta $3,8 billones al año no adaptarse al cambio climático

Alrededor de 88% de los desastres que ocurren hoy en día en el país son de origen hidrometeorológico. La vulnerabilidad es tanta que se estima que no adaptarse al cambio climático podría implicar una pérdida para Colombia de 0,5% del PIB anual, es decir, de más de $3,8 billones cada año. Por ejemplo, el Fenómeno de La Niña supuso un costo de 2% de PIB en daños y pérdidas entre 2010 y 2011, y el de El Niño de 2015 y 2016 tuvo un impacto de 0,5% del PIB.

Esta fue una de las conclusiones de la quinta versión del evento ‘Finanzas del Clima’, en el que representantes tanto del sector público como del privado presentaron el panorama general de cómo están fluyendo los recursos de financiamiento que contribuyen a la gestión del cambio climático en el país.

“La brecha de la inversión pública doméstica en mitigación es de más de 50% de la inversión requerida. Debemos cerrarla. La inversión estimada para cumplir la meta en mitigación asciende a $3,1 billones anuales, de los que 38% provendrían del sector público y el restante 62% del privado”, manifestó Rafael Puyana, subdirector general sectorial del Departamento Nacional de Planeación (DNP).

En ese sentido, desde 2011, en promedio cada año se han realizado inversiones públicas de cerca de $500.000 millones. Sin embargo, falta por verificar que estos recursos estén siendo efectivos. “Hay que promover las acciones que permitan disminuir los crecientes riesgos que enfrenta el país ante este fenómeno y garantizar el cumplimiento de la meta de Colombia establecida en el Acuerdo de París”, explicó Puyana en el evento organizado por el Comité de Gestión Financiera del Sistema Nacional de Cambio Climático.

Igualmente, la representante en Colombia del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), Carolina España, indicó que la realización de este tipo de eventos se tornan relevantes. “(Es necesario) contar con los recursos para implementar los programas y medidas que permitan lograr las metas y objetivos propuestos tanto en mitigación como en adaptación al cambio climático, es decir, promover la senda del desarrollo sostenible, bajo en carbono y resiliente”, dijo.

Además, en el evento se resaltaron las fuentes de financiación existentes como los canales de cooperación internacional (Fondo Verde del Clima) o la cooperación bilateral de gobiernos como el de Francia y el Reino Unido. También se indicó que es necesario aumentar las inversiones en regiones donde la brecha de financiamiento sea mayor y que existe una baja alineación entre las necesidades y las inversiones en adaptación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.