Economía verdeEstados UnidosMedio Ambiente

La agricultura empieza su robotización

Publicado el

Cada vez se prueban más robots en agricultura, dedicados a diferentes tareas, desde la monitorización de los campos a la recogida de las cosechas.

Aunque la agricultura no se asocia habitualmente con la innovación tecnológica, lo cierto es que en los últimos 100 años ha dado un salto gigantesco. La introducción de maquinaria en el campo, posteriormente a las dos revoluciones industriales, ha desembocado en un incremento sensible de la productividad.

Pero la innovación en el campo no se queda en los tractores y las cosechadoras. Los fertilizantes químicos y pesticidas también han dado un salto en la producción de los cultivos. También se ha empleado la selección de semillas para optimizar el rendimiento de las cosechas. El impacto de todo esto lo pudo comprobar India, cuando en los años 60 aplicó las nuevas técnicas agrícolas. El país, entonces de 450 millones de personas y al borde de la hambruna, resolvió así parte de sus problemas.

Ahora el campo está a punto de dar un paso más allá. Los robots en agricultura se han convertido en una aspiración materializable. El despliegue de máquinas autónomas permitiría monitorizar con más precisión los cultivos y optimizar la recogida de las cosechas.

Se trata de un punto más de optimización, que solo será rentable en la medida en que las soluciones robóticas se abaraten. Por el momento se está en una fase de prueba, pero pronto habrá avances.

En algunas partes de California y Florida, en Estados Unidos, se han introducido robots que recogen la fresa. Esta tarea podría automatizarse gracias a estas máquinas, que evidentemente necesitarían supervisión. Pero es que también hay soluciones automáticas para la recogida de manzanas y otras piezas de fruta. Así lo demuestra el robot de Abundant Robotics, que emplea una técnica de aspiración por vacío para recolectar.

Control automático del campo
El otro pilar donde los robots pueden ayudar es en la monitorización del campo. Los drones ya se utilizan cada vez más con esta función. A estas aeronaves se les pertrecha con un conjunto de sensores, capaces de obtener un mapa térmico de los cultivos. A partir de ahí se puede determinar cuáles son las necesidades de cada porción del terreno. Si una parte necesita más riego y a otra no le hace falta tanto fertilizante, el agricultor lo ajusta.

Sin embargo, los drones son dispositivos que de momento funcionan gracias a un piloto que vuela y toma instantáneas. Aún no se ha dado el paso hacia la automatización, aunque se está buscando. Y esto también se pretende hacer con robots terrestres, capaces de tomar muestras del terreno para conocer su estado. Cuanta más información mejores decisiones se pueden tomar. Aunque estos robots harán otra cosa: algunos son capaces de plantar las semillas. Lo hacen por sí solos, como el Xaver, de la empresa AGCO, que puede sembrar maíz. Un grupo de estas máquinas avanzan por el campo sembrando las semillas de forma coordinada. Esta imagen probablemente será parte del futuro de la agricultura.

Referencia a www.blogthinkbig.com Link:
https://blogthinkbig.com/agricultura-empieza-robotizacion